boxed
border
http://www.espaicoaching.com/wp-content/themes/anya15/
http://www.espaicoaching.com/
#ff8c00
style4

quien soy

Mi nombre es Julio Manau

Ya de pequeño, en el fondo de mi corazón, quería ser libre. Poder hacer lo que sentía que quería hacer aunque no fuera lo que se esperaba de mí. El problema era que entonces aún no sabía lo que sentía ni tampoco que quería ser libre. Pero algo me impulsó a empezar a buscar lo que quería.

La primera decisión que recuerdo fue que quería estudiar telecomunicaciones. Tenía 12 años. Entonces, junto con un amigo queríamos construir una emisora ​​de morse para poder hablar sin usar el teléfono. Nunca pudimos terminarla pero aquella experiencia fue la semilla que unos años más tarde me llevó a estudiar Ingeniería Técnica en Telecomunicación.

Y mientras estudiaba, tuve la oportunidad de entrar a trabajar en la tefónica, La carambola perfecta. No lo dudé ni un segundo, dejé el trabajo que tenía entonces y me fui de casa para poder hacer lo que me gustaba.

Durante varios años estuve muy contento. Me gustaba el trabajo y pude terminar la carrera. Pero al cabo de un tiempo ese entusiasmo comenzó a menguar. La manera de trabajar cada vez era más rígida, cada vez había menos espacio para la creatividad. Importaba más la cantidad que la calidad y mi ansia de ser libre se vio amenazada. Cada día me sentía peor en el trabajo y mi resentimiento iba creciendo.

En esa época hice dos descubrimientos que con los años me han cambiado la vida, aunque en ese momento no lo sabía.

El primero fue el mundo del crecimiento personal. Pienso que conocerse a uno mismo es la aventura más apasionante que podemos vivir. Y da más miedo que cualquier otra.

El otro descubrimiento fue el mundo de la narración oral. Enseguida entendí que aquello era “lo mío”. Y empecé a explorar este territorio. Quería vivir “del cuento”. ¿A quién no le ha pasado por la cabeza alguna vez? Confieso que me lo pasé muy bien y que descubrí un oficio. Me gustaba atrapar al público con las historias y dejarlo boquiabierto. Aprendí muchas cosas del arte de comunicar. Pero vivir “del cuento” es más difícil de lo que parece y la crisis no perdona.

Mientras tanto, mi malestar en el trabajo era cada vez mayor. Se iba extendiendo a todos los ámbitos de mi vida, hasta que estalló. Dejar el trabajo, divorciarme y pasar por el hospital. Todo el mismo año. Este fue el precio que pagué por no hacer caso de aquella vocecita que todos tenemos y que nos dice lo que nos gusta y lo que no.

Después de eso, recuperé el tema del desarrollo personal. Esta vez, como profesional. Y elegí el coaching como una herramienta que nos permite hacer cambios significativos en nuestra vida.

Y ahora estoy aquí, quiero aprovechar mi experiencia y formación para poder ayudar a personas que sienten que no están ocupando su lugar en la vida. Que están en un trabajo que ni los llena ni lo quieren, pero no saben cómo salir. Personas que quieren explotar todo su potencial pero no pueden porque están en un lugar que no les corresponde.

La vida es como una historia. No podemos cambiar lo que ya ha pasado, pero sí podemos escribir lo que todavía tiene que pasar.

Me gustaría que cada vez hubiesen más personas satisfechas con sus vidas, porque estoy seguro de que entonces, habría mucha menos mala leche en el mundo.

scroll
Loading posts...
link_magnifier
#ACAAAA
on
fadeInDown
loading
#ACAAAA
off