07
Abr

latest

En un capítulo de la serie Los Simpson, Homer Simpson se rompe la mandíbula y eso provoca que se la tengan que inmovilizar. El resultado: Homer no puede hablar durante una temporada y no le queda más remedio que escuchar.

Para quienes no conozcan al personaje, Homer Simpson, es un tipo bastante alocado que siempre está hablando de sus cosas y nunca escucha, lo cual le provoca bastantes problemas con los demás. Volvamos al capítulo, a primera vista, éste percance parece una auténtica desgracia para Homer, pero al no tener más remedio que escuchar -y poco a poco pone más interés en hacerlo- mejoran sustancialmente sus relaciones, hasta el punto de parecer una persona agradable y educada, con lo cual, conociendo al personaje parece bastante insólito.

Esta anécdota, ilustra la importancia que tiene una buena escucha en nuestras relaciones. El escritor Dale Carnegie, en su libro “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas” dice : “El crítico más violento se apaciguará ante un oyente que muestre paciencia y simpatía, que le escuche e intente comprenderle”.

Pero esto no resulta nada fácil. Frecuentemente estamos tan ocupados pensando en que vamos a replicar a nuestro interlocutor, que no prestamos atención a lo que está diciendo. Éste es uno de los bloqueos más importantes a la escucha.

Hay más, desde juzgar lo que está diciendo el otro, hasta desconectar completamente e irme a mi propio mundo. En el fondo, todos los bloqueos a la escucha se reducen a una única cuestión: estar pendiente de mi película mientras el otro me explica la suya.

Y entonces, ¿qué podemos hacer?

Últimamente se habla mucho de la “escucha activa” como un conjunto de técnicas que nos permiten escuchar “correctamente” a los demás. En Espai Coaching creemos que para escuchar lo único que hace falta es tener ganas de hacerlo, ganas de verdad. La mejor técnica no puede sustituir al deseo de escuchar, a mostrar auténtico interés por lo que está diciendo el otro. Y eso se nota, y mucho. La técnica sin deseo parece una escucha hueca, aparentemente hay alguien que está prestando atención pero dentro de esa persona, en realidad no hay nadie haciéndolo.

En definitiva, el secreto de Homer Simpson en este capítulo no es que hace que escucha, es que escucha de verdad, con auténtico interés. Y en Espai Coaching, en nuestros cursos de comunicación y de inteligencia emocional, podrás aprender a escuchar mejor, siempre y cuando tengas ganas de hacerlo, por supuesto.

Te invito a dejar tus comentarios.

One Response to La importancia de saber escuchar

Publica un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

fourteen + 15 =